HABILIDADES PARA LA VIDA

¿Qué son las habilidades para la vida?

Las habilidades para la vida, son aquellas aptitudes necesarias para tener un
comportamiento adecuado y positivo que permita enfrentar eficazmente los retos y
desafíos de la vida diaria. Son un conjunto de destrezas psicosociales cuyo desarrollo
incrementa las posibilidades de las personas a aumentar su desempeño en la vida diaria.

Todos tenemos habilidades sociales; se manifiestan cuando sabemos expresar nuestro
sentir y nos hacemos escuchar. De esta manera conseguimos aquello que nos
proponemos, hacemos respetar nuestros derechos, a la vez que respetamos los derechos
de los demás.

Neo trabaja con los jóvenes para fortalecer las habilidades blandas, o características que
los ayudarán a desempeñarse de manera más eficiente dentro del ámbito laboral. Las
cinco habilidades o características del joven Neo, se definieron de acuerdo a las
necesidades encontradas con los empresarios de la zona.

El joven Neo se caracteriza por ser:

  • Responsable.
  • Respetuoso
  • Proactivo.
  • Trabajar en equipo con facilidad.
  • Honesto.

¿Cumples con todas las caracteristicas del joven Neo?

jovenes neo

¿Qué debes fortalecer para lograrlo?

Conoce 5 habilidades para la vida que te ayudarán a enfrentar eficazmente los retos del día a día…

  • La autoestima: Es la valoración que tiene uno de sí mismo, de cómo nos percibimos en lo corporal, en lo intelectual y social. Se nota o expresa en la confianza para enfrentarnos a
    los desafíos básicos de la vida, la confianza en nuestro derecho a triunfar, a ser felices
    respetables y dignos.Las personas que tienen una elevada autoestima son optimistas, se sienten importantes,
    se quieren, reconocen sus habilidades y limitaciones, toman decisiones y superan la
    frustración; por el contrario las personas que tiene una baja autoestima son temerosas, no
    se quieren, tienen dificultades para tomar decisiones y se frustran rápidamente.
  • La asertividad: Es la confianza que tenemos en nosotros mismos y en nuestras
    capacidades para decir lo que se piensa, se siente, sin perjudicar a los demás, que tienen
    derecho a ser tratados con respeto.Por ejemplo: Vas a un restaurante a comer con tus amigos. Cuando el mesero te trae lo que pediste, te das cuenta que el vaso está sucio, con marcas de pintura de labios de otra
    persona.Podrías:

    • No decir nada y usar la copa sucia aunque a disgusto.
    • Armar un gran escándalo en el local y decirle al mesero que nunca volverás a ir a ese
      establecimiento.
    • Llamar al mesero y pedirle que por favor le cambie la copa.

    Este ejemplo ilustra los tres puntos principales del continuo de asertividad

    Ni a) ni b) son conductas apropiadas en esa situación; Estas formas de comportarnos nos
    hace a veces ineficaces para la vida social, generándonos malestar. Sin embargo, como
    cualquier otra conducta, es algo que se puede ir aprendiendo con la práctica. En esta
    situación, la opción más adecuada es la c) que es una conducta en la que expresas tu
    necesidad de manera respetuosa y sin agredir a nadie.

  • La comunicación: Es la base fundamental de una relación saludable entre las personas,
    por lo que debe ser clara y precisa evitando complejidades innecesarias en los mensajes
    transmitidos para que no afecte de modo negativo las relaciones personales. Si la
    comunicación es confusa o agresiva suele originar problema y establecer un ambiente
    hostil donde se altere las relaciones humanas.
  • La toma de decisiones: Es asumir una postura personal adoptando un compromiso con
    la propia decisión, después de valorar los motivos para actuar de un modo determinado.
    Ello contribuye a dar una imagen de seguridad, responsabilidad, respeto, Comprensión y
    colaboración con nosotros mismos, otras personas, la familia y la comunidad.Para tomar una buena decisión hay que evaluar los aspectos situacionales, plantearse
    alternativas de solución, elegir la más adecuada y evaluar los resultados.
  • El manejo de emociones: Ayuda a reconocer las emociones personales y la de los
    otros, a estar conscientes de cómo las emociones influyen en nuestro
    comportamiento y a responder a ellas en forma apropiada. Una de las emociones
    que más frecuentemente experimentamos es la ira; que consiste en un enfado
    muy violento donde se pierde el dominio de sí mismo y se cometen violencias de
    palabro u obra. La ira suele tener como desencadenante una frustración de los
    deseos, que son defraudados por la acción de otra persona, cuya actitud
    percibimos como agresiva.
  • Para controlar la ira es preciso: Hacer un buen manejo de la respiración
    1. Identificar los pensamientos que anteceden a una reacción de cólera o ira a fin de
      controlarla.
    2. Practicar auto instrucciones para un mejor manejo de las situaciones que provocan
      ira, por ejemplo decirse:

      • Mientras mantengas la calma, podrás controlar la situación.
      • Vamos a tomar las cosas sin exageración. No te salgas de tus casillas.
      • Piensa en lo que quieres conseguir.
      • No hay motivo para molestarse.
      • No permitirás que esto te moleste.
jovenes-neodos